7 buenas prácticas del buscador de empleo

A veces tendemos a pensar que encontrar empleo depende única y exclusivamente de lo que diga nuestro curriculum. Pero no nos damos cuenta que hay más cosas a tener en cuenta. Y en ocasiones pesan más que el curriculum y la experiencia laboral previa. Por eso, conoce las 7 buenas prácticas del buscador de empleo.

¿Será el candidato con mejor curriculum quien consiga el puesto de trabajo?, ¿depende esta decisión única y exclusivamente de la preparación académica y experiencia previa?, ¿hay más factores que influyen en el entrevistador para elegir a la persona más adecuada para el puesto?

7 buenas practicas del buscador de empleo

Buscador de empleo: Requisitos que debe cumplir

Si bien los datos del curriculum tienen un peso específico importante, no es el único baremo que utilizan los entrevistadores para evaluar a los candidatos. Porque la personalidad y vestimenta de éstos en la entrevista, su actitud ante la vida y el trabajo o su capacidad para integrarse en equipos de trabajo son cuestiones muy tenidas en cuenta por aquellos. De modo que no hay que olvidarse de saber lo que cada uno debemos poner de nuestra parte en el proceso de solicitud y búsqueda de empleo excel.

En última instancia, la búsqueda de trabajo depende de uno mismo y de su capacidad, actitud y aptitudes para ello.

Recuerda: Si se hacen las cosas bien, hay muchas más probabilidades de obtener los frutos deseados. De manera que, si se tiene una actitud positiva y proactiva, será mucho más fácil lograr la meta.

Buenas prácticas del buscador de empleo

Veamos a continuación 7 buenas prácticas del buscador de empleo, que tienen un denominador común: todas y cada una de ellas dependen de uno mismo.

Te recomendamos:  Quiero trabajar en dependencia: ventajas y desventajas

1. Ser un profesional

La búsqueda de empleo ha de hacerse de forma profesional, seria y con sentido del deber. Se dice que hay que enfocar la búsqueda de empleo como un trabajo en sí mismo. Esto significa que habrá que asignar horarios diariamente para ello, plantearse objetivos, cumplir una serie de rutinas, etc. En definitiva, marcarse todos los días la búsqueda de empleo como si se estuviera acudiendo al puesto de trabajo. Con todas las obligaciones de horarios y tareas que ello conlleva.

ser profesional

2. Mantener buena actitud

La apatía, el pesimismo o la vagancia no han de tener cabida en la mente de quien busca empleo. Porque si se han establecido objetivos claros, sólo deben albergarse pensamientos y actitudes acordes con la consecución de los mismos. Habrá que celebrar los éxitos, y saber encajar las derrotas. Tomándolas como oportunidades de aprender de los errores, que permitirán no volver a cometerlos en el futuro.

3. Ser previsor

Ya que se está siendo profesional en la búsqueda, hay que hacer el trabajo adelantándose a los competidores (los demás candidatos). Por eso hay que ir a cada entrevista de trabajo totalmente preparado. Y eso conlleva haber hecho una labor de investigación previa de la empresa para la que se quiere trabajar. Porque así se muestra interés ante el entrevistador, y se conoce mucho mejor la empresa y el lugar de trabajo por el que se está postulando.

4. Diversificar

La búsqueda de empleo es una labor tediosa, que ha de hacerse desde distintos lugares. No conviene, por tanto, centrarse sólo en una forma de encontrar ofertas (online, por ejemplo). Hay que acudir a ferias de empleo, hablar con amigos y familiares, pasarse por las oficinas de la agencia de empleo local o regional, visitar empresas de trabajo temporal, etc.

Te recomendamos:  ¿Qué es el ostracismo en el trabajo y cómo se manifiesta?

5. Auto examen crítico

Uno debe saber perfectamente cuáles son sus puntos fuertes y débiles, y qué es lo que puede ser motivo de diferenciación con los demás candidatos. Sólo conociéndose bien, es posible sacar buen partido de la entrevista de trabajo (y tratar de evitar que aparezcan los puntos débiles).

practicas del buscador de empleos

6. Olvidarse de la “búsqueda automática”

Cada oferta de trabajo es distinta, y cada proceso de selección es diferente al anterior. Esto quiere decir que uno debe prepararse exclusivamente para cada oferta en concreto. Porque las habilidades que son óptimas para una, pueden no serlo tanto para otra. Por eso hay que saber (y llevar preparado) lo que conviene destacar en una o en la otra.

7. Hacer networking

Los contactos profesionales suponen una fuente muy importante de probabilidades de éxito en la búsqueda de trabajo. Pero es una labor que lleva mucho tiempo y esfuerzo. Por eso hay que asistir a encuentros profesionales, saber usar las redes sociales profesionales (linkedin es la más importante) o esforzarse por conseguir una marca personal atractiva.

Deja un comentario