Características de un buen gerente

Las personas que solicitan empleo excel y ocupan puestos directivos tienen una gran responsabilidad no solo por el trabajo del equipo, sino también por el funcionamiento de toda la empresa. Algunos de ellos son líderes casi naturales, pero otros deben aprender el arte de la gestión. ¿Es posible? Sí, puedes aprender a ser un gerente, conoce las características de un buen gerente.

Contar con un conjunto de características apropiadas sin duda ayudará en este sentido. Si la persona las tiene, no debería ser un problema para tomar el puesto. Conoce en este artículo las características de un buen gerente.

caracteristicas de un buen gerente

Las 10 claves para ser un buen gerente

La tarea del gerente es organizar eficientemente su propio trabajo y el trabajo de todo el equipo, a menudo tomar decisiones rápidas, controlar el trabajo y la productividad, administrar y planificar las tareas de los subordinados, etc.

Su comportamiento afecta no solo cómo irá el trabajo, sino también el funcionamiento de toda la empresa. Por eso es tan importante tener un cierto conjunto de propiedades que permitan realizar estas tareas de una manera buena y confiable. ¿Tienes las cualidades para ser un buen gerente? Averígualo por ti mismo.

Autodisciplina e independencia

La tarea del gerente es asegurarse de que los miembros individuales del equipo sean disciplinados y desempeñen sus funciones de manera independiente. Así, el responsable de las mismas también requiere independencia en la realización de tareas y toma de decisiones, así como una alta autodisciplina.

Es difícil gestionar un grupo de personas cuando nosotros mismos tenemos problemas para obligarnos a realizar tareas.

Asertividad

La asertividad es un rasgo sumamente importante de un buen gerente, que no termina con el arte de decir “no”. El gerente debe tener claro su posición y no tener miedo de expresar su opinión, pero, por otro lado, debe recordar que las demás personas también tienen derecho a tener su propia opinión y necesidades diferentes.

La persona que dirige el equipo también debe ser capaz de criticar, si es necesario.

Pero recuerda: la crítica debe referirse a la forma de trabajar o realizar las tareas, no al propio subordinado.

La capacidad de motivar a otros

Es bastante normal que a un equipo le falte motivación en ocasiones. Sin embargo, el gerente puede hacer que los empleados se sientan motivados para tomar otras medidas. Por cierto, vale la pena motivar tanto a los subordinados como a ti mismo.

motivacion organizacional

Además, debes conocer el tipo de personas en tu grupo para saber darles la motivación correcta. Por ejemplo; puede haber personas introvertidas o extrovertidas en el trabajo !Por lo que conocer al grupo es fundamental! para un correcto desempeño.

Te recomendamos:  10 consejos si quiero trabajar en el negocio familiar

Empatía

Un gerente debe ser empático y comprender los problemas con los que los empleados acuden a él. Por supuesto, la empatía excesiva puede molestar más que ayudar, especialmente si los subordinados comienzan a usarla.

Sin embargo, gracias a la empatía, el gerente puede conocer las fortalezas y debilidades de los miembros del equipo y, por lo tanto, puede encontrar la manera de administrarlos de manera eficiente.

Por otro lado, los empleados cuyo jefe es empático tienen una mejor valoración del ambiente en el trabajo, se sienten más identificados con la empresa y pueden llegar a ser más leales.

Capacidad de mitigación de conflictos

El equipo no funcionará plenamente si hay conflictos entre sus miembros. Por lo tanto, una característica importante de un buen gerente es la capacidad de mitigar disputas, resolver problemas y así generar un buen ambiente en la empresa.

Cumplimiento de las normas de ética profesional

La adhesión a los principios de la ética profesional es casi una característica fundamental que todo gerente debe tener y, por lo tanto, la persona que dirige el equipo debe ser un ejemplo de una actitud adecuada.

El comportamiento ético también evitará que nadie lo acuse de nada, lo que puede ser útil. Por ejemplo, cuando el gerente se ve obligado a reprender a un empleado. Sin embargo, pase lo que pase, la ética debe ser tenida en cuenta en todo cargo, para hacer todo de acuerdo con uno mismo, la ley y los demás.

Confianza

Un directivo debe conocer su propio valor, ser consciente de lo que puede hacer y en qué posición se encuentra. Aunque vale la pena cooperar con un equipo, también debe poder demostrar que es él quien lo maneja. El gerente debe conocer sus habilidades, así como sus fortalezas y debilidades.

Te recomendamos:  Oportunidades de Negocio

Resistencia al estrés

El gerente es muy responsable, por lo que no es de extrañar que su resistencia al estrés sea mucho mayor que el promedio. Este puesto de trabajo también se asocia a tener una psique fuerte y una buena condición psicofísica.

La responsabilidad puede ser realmente agotadora, pero un buen gerente debe ser capaz de regenerarse y soportar muchas situaciones, incluso críticas. Tiene que estar tranquilo, porque si él entra en pánico, también lo hará todo el equipo, y entonces será difícil movilizarse en los momentos difíciles.

Escrupulosidad

El rasgo de un buen gerente que no se puede olvidar es también la escrupulosidad en el desempeño de cada tarea. El gerente debe trabajar con mucho cuidado y realizar el 100% de sus tareas.

Pasión y compromiso

Estas son también las cualidades que todo gerente debe tener. Debe sentir verdadera pasión por lo que hace y transmitir esa pasión a sus colegas. Gracias a ello, sentirán que están trabajando con una persona comprometida que pone todo su corazón en el desempeño de sus tareas.

La escrupulosidad es importante, pero si un gerente está desanimado, es difícil exigir entusiasmo y compromiso total de los demás. Incluso las personas que tienen habilidades de liderazgo innatas deben capacitarse y desarrollar habilidades constantemente para ser el mejor gerente posible.

Las características anteriores de un buen gerente son solo el comienzo. Un buen gerente, nunca deja de esforzarse por desarrollarse a sí mismo y a su equipo, se centra en otras personas y considera que el éxito de su equipo es su también su éxito.

Deja un comentario