Celos en el trabajo: ¿cómo lidiar con ellos?

¿Tu amigo fue ascendido de nuevo? ¿Aprendió otro idioma extranjero? ¿Tu compañero de trabajo gana más? Todo el mundo lo tiene mejor, ¿y simplemente no quieres todo porque no crees que se lo merecen? Aprende a cómo lidiar con los celos en el trabajo.

Los celos en el trabajo pueden ser devastadores y afectar nuestra eficacia. ¿Cómo lidiar con ello? ¿Qué se puede hacer en una situación así? ¿A qué pueden deberse los celos en el trabajo? Lee nuestro artículo y descubre más al respecto.

celos en el trabajo

Celos en el trabajo: ¿de qué nos ponemos celosos?

Los celos en el trabajo pueden manifestarse de muchas maneras. Podemos envidiar una promoción, buenos contactos con el jefe y los empleados, facilidad, habilidades y compostura en cualquier situación. También podemos envidiar los éxitos en la vida privada, un aumento de sueldo e incluso un peinado perfectamente peinado o una gran ropa.

Los celos pueden ocurrir por muchas razones y pueden tomar muchos pasos. A menudo es un sentimiento «saludable» que simplemente nos motiva a actuar: si alguien ha adquirido nuevas habilidades apreciadas por el jefe, significa que podemos hacerlo también.

Así que vamos a trabajar y le ponemos más energía, pero también sabemos exactamente cuál es nuestro objetivo. Son los celos leves en el trabajo los que nos permiten hacer más.

Ejemplo #1: Luisa aprendió otro idioma extranjero y gracias a esto, aumentó sus competencias. Este es el tercer idioma extranjero que domina. Su colega, María, envidia a Luisa por esta habilidad, porque ella solo sabe alemán a un nivel intermedio. Sin embargo, animada por el éxito de su amiga, se inscribe en un curso de idiomas para ampliar sus competencias. Tiene la intención de aprender el idioma alemán a un nivel avanzado y comenzar las lecciones de inglés.

Sin embargo, puede haber momentos en que los celos crezcan en gran medida. Por lo tanto, incluso podemos arrojar obstáculos a los pies de aquellos de los que estamos celosos. Esto puede crear conflictos, un ambiente insalubre y tóxico.

Te recomendamos:  Consejos para que la búsqueda de empleo no se convierta en una desgracia

Ejemplo #2: La Sra. Ana ha aumentado recientemente sus competencias y puede realizar más tareas, por lo que su jefe la ha recompensado con un aumento. Su colega del departamento, Sofia, está celosa de su dinero extra. Disfruta cada tropiezo y le sugiere a cada compañero de trabajo que la Sra. Ana está teniendo una aventura con el gerente, por lo que el aumento era cuestión de tiempo. Al descargar sus frustraciones, difunde información falsa solo para sentirse mejor.

También perdemos con los celos. Se acumulan muchos sentimientos negativos en nosotros, nos cuesta más concentrarnos, sentimos que lo perdemos todo y perdemos la motivación para trabajar. Gastamos toda nuestra energía en los celos, nos preguntamos qué tiene la otra persona que nosotros no y somos felices cuando tiene hasta el más mínimo fallo.

Tal enfoque puede hacer que la calidad no solo de nuestro trabajo, sino también de la vida disminuya, nos sentiremos frustrados, irritados y, por lo tanto, también podemos causar emociones negativas en otros empleados. Para ellos, seremos un empleado tóxico que perturba el ambiente y el funcionamiento de la empresa.

Celos en el trabajo: ¿De dónde vienen?

A menudo, nuestros celos en el trabajo provienen de una baja autoestima. Realmente no creemos en nuestras habilidades y destrezas, por lo que nos protegemos negando las competencias de las personas cuyo trabajo envidiamos.

No notamos los aspectos positivos de solicitar empleo ejemplos y nuestro trabajo, y nos enfocamos en los negativos, lo que afecta negativamente la calidad de nuestros deberes. Pero sabemos todo sobre incluso el más mínimo tropiezo de una persona cuyas habilidades estamos celosos.

También somos celosos cuando sentimos que no se nos trata de manera justa, por ejemplo, el jefe favorece a uno de los empleados y por eso consigue un ascenso, y no tomamos muy en cuenta que puede ser simplemente porque esa persona tiene habilidades que nosotros aún no.

Esto a menudo se debe al hecho de que cuando éramos niños sentimos la injusticia de nuestros padres hacia nosotros; por ejemplo, en nuestra opinión, los hermanos menores fueron mimados injustamente. Posteriormente trasladamos estos celos en la edad adulta al trabajo.

Te recomendamos:  Desarrollo profesional: ¿qué puede detenerlo y cómo abordarlo?

¿Cómo puedo lidiar con los celos en el trabajo?

Para combatir los celos, primero debes ser consciente de tus propias habilidades. A veces nos parece que uno de nuestros compañeros de trabajo puede hacer mucho, le envidiamos estas habilidades, pero si lo pensamos bien, puede resultar que podemos hacer lo mismo, pero son habilidades diferentes.

Nos enfocamos en los demás más que en nosotros mismos y seguimos lo que hacen. Sin embargo, merece la pena intentar centrarte principalmente en ti mismo y en tu carrera profesional. Preguntémonos si realmente queremos hacer exactamente lo que nuestro compañero de trabajo hace en la vida, si tenemos las mismas metas y valores.

Quizás somos tan diferentes que compararnos es un gran error. Si sentimos que nuestros celos están justificados, sentimos que es injusto que alguien obtenga un aumento y nos quedemos fuera, discutámoslo honestamente con el jefe.

Sin embargo, debemos recordar prepararnos sustancialmente para tal conversación y presentar argumentos de que realmente merecemos ese aumento. No odies a nadie solo porque estás celoso. Ahora que está donde está, probablemente se lo merezca.

Nota: Haz que sus éxitos sean la fuerza impulsora para que continúes.

Recuerda que, si alguien lo ha logrado, tú también puedes hacerlo. Pero en lugar de preguntarte por qué no, ponte a trabajar. Sin tu propia contribución, no puede haber éxito. Los celos en el trabajo pueden frenar nuestra carrera profesional. Entonces, si los sientes, trata de encontrar su causa y lucha contra sus efectos.

Deja un comentario