¿Vale la pena compartir conocimientos y convertirse en mentor?

Nos gusta recibir nueva información, especialmente cuando está al alcance de nuestra mano. Sin embargo, demasiadas cosas nos desalientan y nos hacen desistir de ampliar nuestros conocimientos. También a veces miramos con malos ojos a una persona que no quiere compartir sus conocimientos. ¿Tenemos razón? ¿Por qué alguien elige no hacer esto? ¿Qué lo impulsa? Después de todo, ¿vale la pena compartir conocimientos y convertirse en mentor? Te aclararemos este asunto en nuestro artículo.

vale la pena compartir conocimientos y convertirse en mentor

Adquirimos conocimiento y ¿qué sigue?

Como ya mencionamos, nos gusta adquirir conocimiento y en un momento en que el desarrollo profesional es tan importante, queremos invertir en él. Si nos preocupamos por ello, hacemos todo lo posible para ser los mejores en nuestro campo y saber tanto como sea posible.

Usamos capacitaciones, cursos, analizamos y sacamos conclusiones. Nos sentimos expertos, pero es difícil compartir con nosotros los conocimientos adquiridos. ¿Por qué está pasando esto?

¿Por qué ocultamos el compartir conocimientos y convertirse en mentor?

En primer lugar, somos conscientes de la competencia que tenemos, lo que hace que parezca que tenemos que ser los mejores. Entonces, cuando recibimos mucha información nueva e interesante, preferimos usarla para nuestros propios fines, demostrando que somos los mejores.

Sucede que incluso si no sentimos la necesidad de competir, terminamos en un ambiente donde la carrera de ratas es una realidad cotidiana. Entonces, no importa cómo nos sintamos al respecto, ocultamos todo lo que sabemos y podemos.

Somos conscientes de que nosotros mismos no recibiremos ayuda desinteresada, y que los demás solo esperan adelantarse a sus compañeros de trabajo, por lo que todos los trucos les están permitidos. También invertimos mucho tiempo y dinero en dicha tarea. Vamos a capacitaciones, cursos, compramos libros, y simplemente viene alguien y quiere saber todo.

compartir conocimientos y convertirse en mentor

Puede aparecer entonces un bloqueo interno, porque esta persona también podría invertir sus recursos en ello, y no esperar que nosotros seamos la fuente de todo el conocimiento. Por un lado, queremos ayudar, por otro lado, nos preguntamos si alguien realmente solo quiere tomar atajos gracias a nuestros conocimientos.

Te recomendamos:  Movilidad laboral. ¿Fuga de talentos o crecimiento profesional?

Además, podemos tener miedo de que alguien aproveche mejor el conocimiento que tenemos, primero. Nos dedicaremos a lograrlo y, al final, resultará que alguien logrará el éxito sobre esta base. ¿Quizás hemos entendido algo mal o no vemos algunas dependencias que esta persona notará?

Por supuesto, esto también está relacionado de alguna manera con la competencia que ya hemos mencionado. Sentimos que nos esforzaremos y alguien se llevara todas las recompensas. Hay otro punto importante en el que compartir conocimientos y convertirse en mentor puede ser problemático para nosotros y es que simplemente estamos preocupados por la evaluación.

¿Quizás nuestro conocimiento no es del todo experto y alguien nos juzgará negativamente? ¿Quizás resulta que realmente sabemos poco? Estamos contentos con las nuevas habilidades y experiencias, y alguien nos traerá dolorosamente a la tierra, diciendo que es obvio y es imposible que solo nos hayamos enterado de ello ahora.

Sin embargo, ¿merece la pena esconder en un cajón los conocimientos adquiridos y sacarlos solo cuando nos puedan reportar beneficios?

¿Vale la pena compartir conocimientos?

Cuando te preguntas si vale la pena compartir conocimientos y convertirse en mentor, hay una respuesta: lo es. Sí, alguien puede usar nuestras buenas intenciones para tratar de ganar una carrera, pero la mayoría de las veces, compartir conocimientos tiene todas las ventajas que pueden construir nuestro éxito.

Vale la pena ser consciente de ciertas cuestiones, gracias a las cuales dejaremos de tener miedo de cómo nuestro conocimiento puede ser utilizado negativamente por otros. Y nos centraremos en los aspectos positivos, para nosotros y nuestros destinatarios.

Gracias al hecho de que comenzamos a compartir nuestro conocimiento con un grupo más grande de personas, podemos obtener la imagen de un experto ante sus ojos, y esto suele equivaler a una mayor confianza en nosotros y en nuestros servicios.

mujer compartiendo sus conocimientos

Por lo tanto, puede contribuir a nuestro éxito, construyendo un grupo de personas que nos valoren y quieran cooperar con nosotros. Es especialmente importante para las personas que tienen su propio negocio y necesitan convencer a los clientes potenciales.

Te recomendamos:  ¿Cómo lidiar con el exceso de deberes?

Además, si compartimos nuestro conocimiento con compañeros, podemos completar determinados proyectos o tareas de forma más rápida y eficiente.

Nota: Tales resultados seguramente serán notados por nuestros superiores, lo que puede ser uno de los pasos hacia nuestra promoción.

Resultamos útiles, con más conocimientos que otros, por lo que podemos parecer la persona perfecta para gestionar un equipo. Al ayudar al grupo, también nos ayudamos a nosotros mismos. Después de todo, queremos que las tareas que realizamos tengan el mayor valor posible.

Si compartimos nuestro conocimiento, a menudo también recibimos comentarios de otros que quieren recompensarnos de alguna manera. Esta es una gran manera para un mayor desarrollo. El constante intercambio de información sin duda tendrá un efecto positivo en nuestros resultados.

Al ayudar a nuestros colegas, también brindamos un ambiente mucho mejor en el lugar de trabajo. Saben que no nos escondemos tras nuestros rincones con información que pueda facilitar la solicitud de trabajo de todos, solo para lograr lo máximo posible. Acerca a las personas y hace que sea mejor para todos trabajar en un equipo así.

Cuando consideramos si vale la pena compartir el conocimiento, pensemos en ello de una manera diferente: en primer lugar, no somos las únicas personas que tienen este conocimiento y lo utilizan. Por lo tanto, no revelamos un gran secreto.

Simplemente estamos compartiendo información. Además, cada persona puede utilizar los conocimientos adquiridos de forma diferente, por lo que no tenemos que tener miedo de que alguien nos adelante en algo. En tal situación, podemos ganar más que perder.

Deja un comentario