¿Cómo prepararse para el primer día de trabajo?

Prepararse para el primer día de trabajo en una nueva empresa es una oportunidad para obtener nuevas experiencias, conocer gente nueva y también puede ser la siguiente etapa de desarrollo. Sin embargo, el primer día en el lugar de trabajo suele estar asociado con estrés y una serie de preguntas.

Dependiendo del puesto y la industria, comenzar a trabajar en un lugar determinado está asociado con varios desafíos. El primer día de trabajo en producción diferirá significativamente del primer día de trabajo, por ejemplo, para un maestro de jardín de infantes o un empleado de una oficina de contabilidad.

Sin embargo, independientemente de la profesión, la implementación de los deberes continúa y es posible que los colegas no siempre estén interesados ​​​​en ayudar a los «nuevos». Por eso, sucede que los empleados comparan el primer día de trabajo en una nueva empresa con el primer día de colegio. ¿Cómo puedes prepararte para el primer día de trabajo? A continuación, las respuestas.

prepararse para el primer dia de trabajo

¿Qué sucede al principio de un nuevo empleo?

La búsqueda de un nuevo trabajo generalmente no es tan estresante: creamos un CV y ​​buscamos ofertas adecuadas. Luego si nos enfrentamos al estrés relacionado con las distintas etapas de la contratación y a la espera de una respuesta. Finalmente, nos enteramos que el reclutador decidió elegirnos.

¿Cómo puedo hacer que mi día de prueba en el trabajo sea un éxito? ¿De que manera presentarse y causar una buena impresión? ¿Cómo comportarnos para sumar puntos con los superiores y asociados para que seamos aceptados y apreciados? Estas y muchas otras preguntas nos acosan a la mayoría antes de nuestro primer día de trabajo.

Prepararse para el primer día de trabajo es un evento emocionante y a la vez estresante. Tenemos que aclimatarnos al nuevo entorno, cumplir con las nuevas obligaciones y órdenes del empleador, conocer nuevos compañeros y causar una buena impresión en el entorno. El primer día de trabajo y el día de prueba son un gran desafío, ya sea el primero o el siguiente, y aprovechar mejor tu tiempo en el trabajo es fundamental.

La preocupación por una acogida positiva, una buena reputación en la empresa de los compañeros, una buena primera impresión y las expectativas del empleador acompañan a todos al comienzo de un nuevo empleo. Sin mencionar, que debes conocer la personalidad de tus compañeros por ejemplo si hay introvertidos y extrovertidos en el trabajo.

Actualmente, para muchos empleados, un buen ambiente es un gran motivador para ir a trabajar con ganas y cumplir con sus funciones. No es de extrañar entonces que cuando cambiamos de trabajo y nos incorporamos a una empresa que conocemos desde hace mucho tiempo, nos preocupe cómo seremos aceptados.

grupo primer día de trabajo

Prepararse para el primer día de trabajo es una gran oportunidad para mostrar tu mejor lado y dar la mejor impresión a tus jefes y compañeros. Sin duda, es mucho más fácil conseguir un nuevo trabajo en un lugar donde ya conocemos a alguien y tal persona puede ayudarnos a aclimatarnos, conocer a otros colegas y explicar las reglas y costumbres de la empresa.

Sin embargo, a menudo vamos a un nuevo trabajo que es un entorno completamente nuevo. Si bien esto puede ser motivo de preocupación, recuerda que tenemos una gran influencia en nuestra imagen y primera impresión: lo principal es comenzar un nuevo trabajo con una actitud positiva.

Consejos para el primer día de trabajo

El empleador puede organizar un primer día de trabajo oficial contigo, lo que garantizará que ya tienes el puesto, aunque otra opción es que te inviten primero a un día de prueba.

Te recomendamos:  ¿Tienen sentido las multitareas en el trabajo?

Este día consiste en colocar al candidato en el papel de un empleado potencial y encargarle tareas específicas que, en el caso del empleo, estarían dentro del ámbito de sus tareas en el trabajo diario.

Independientemente de la opción que ofrezca el empleador, en ambos casos vale la pena causar una buena impresión el primer día de trabajo. ¿Cómo hacerlo? La siguiente lista de consejos seguro te será de ayuda.

Estar a tiempo y verse bien

Llegar tarde al trabajo el primer día puede ser percibido negativamente por el empleador, así que trata de llegar a tiempo y estar adecuadamente preparado. Antes de comenzar a trabajar, pregunta si la empresa tiene un código de vestimenta oficial.

mujer presentándose primer día de trabajo

Trata de mantener tu atuendo limpio y no demasiado provocativo. También recuerda sonreír: establecer relaciones con personas que sonríen es mucho más rápido y sencillo ya que fomenta la conversación y el contacto. Además, la importancia de sonreír al momento de hacer negocios es algo más que comprobado.

Busca mucha información sobre el lugar de trabajo

Nos ahorraremos mucho estrés el primer día de trabajo si nos preparamos adecuadamente para nuestra nueva empresa. Si deseas trabajar en una empresa específica, es bueno recopilar la mayor cantidad de información posible sobre los detalles de su funcionamiento por adelantado.

Busca comentarios, habla con empleados actuales o anteriores… recuerda también los nombres de los gerentes, miembros de la Junta Directiva, etc. Esta información seguramente será útil para prepararse para el primer día de trabajo.

Sé modesto

Incluso si eres un trabajador con mucha experiencia, trata de no parecer un experto que todo lo sabe. Seguramente querrás impresionar a tus nuevos colegas, pero el primer día vale la pena escuchar y hacer preguntas, y no necesariamente presentar e imponer tus ideas y puntos de vista a los demás.

Sin duda ya habrá tiempo y lugar para eso, pero por el momento, cuando tu supervisor o compañeros de trabajo te ofrezcan ayuda o un consejo, aprovéchalo.

Se útil y activo

Si hay algo que hacer en el trabajo que no requiere mucha experiencia y que un nuevo empleado puede hacer, ofrece ayuda. Relevarás a tus compañeros y superiores y demostrarás que eres una persona trabajadora y con actitud positiva hacia el trabajo.

chica aprendiendo en su primer día de trabajo

Se activo y trata de mostrar disposición a ganar experiencia e información sobre la empresa. El primer día, trata de limitar tus asuntos privados: definitivamente no darás una buena impresión si, en lugar de trabajar, chateas con amigos en una red social. !Eso si! evita el exceso de responsabilidades laborales.

Se tú mismo

Es sabido que el primer día de trabajo es estresante y todos quieren dar lo mejor de sí. Sin embargo, también es muy importante que seas cortés: puedes hacer una reverencia y presentarte a todos, pero no te esfuerces por hacerte pasar por otra persona.

A menudo, debido al estrés, intentamos adaptarnos al entorno, perdiendo al mismo tiempo nuestra naturalidad. Esto puede ser contraproducente y desanimar a los colegas a relacionarse con nosotros.

Estar abierto a nuevos conocidos

El buen ambiente entre los empleados es uno de los elementos necesarios para el buen funcionamiento de cualquier empresa. Debes estar abierto a nuevos conocidos, sonriente, dispuesto a decir algo sobre ti y escuchar lo que otros tienen que decirte.

Tus compañeros de trabajo deben ver que te preocupas por los contactos y las buenas relaciones en el trabajo. Puede ser incómodo al principio, por supuesto, pero con el tiempo conocerás a todos los miembros del equipo y seguramente te adaptarás.

No seas demasiado duro contigo mismo

Seguramente intentarás dar lo mejor de ti en tu primer día de trabajo, pero recuerda que nadie te exige que seas el alma de la fiesta y un experto en todo en tu primer día de trabajo. Hay un período de prueba para verificar si ambas partes están satisfechas con la cooperación.

Te recomendamos:  Técnicas de relajación durante el trabajo

La iniciativa y darte a conocer es importante al prepararse para el primer día de trabajo

Uno de los errores más comunes de los empleados que comienzan a trabajar en una nueva empresa es comenzar inmediatamente sus tareas. En la práctica, no hay suficiente tiempo para reunirse con colegas.

Nota: Si el jefe o supervisor inmediato no presenta a la cuadrilla, vale la pena tomar la iniciativa. Presentarte y saludar a otros empleados te ayudará a romper el «hielo primero”. También es un paso para que te sientas cómodo en tu puesto de trabajo desde las primeras horas de trabajo.

Si los empleados tienen la costumbre de almorzar juntos, vale la pena unirse el primer día, esto te permitirá conocerlos mejor. Esta también es también una oportunidad para darte a conocer como una persona sociable, abierta y amable. Permanecer en otro lugar durante el almuerzo puede interpretarse como un deseo de aislarse de otros empleados.

Pregunta cuando no sepas

Hay empresas bien organizadas en el mercado y empresas que no pueden hacer frente a la organización. Cuando un empleado acude a la primera, puede contar con ayuda específica, especialmente en los primeros días.

La mayoría de las veces, se delega a un empleado con más experiencia en la empresa para implementarte en tus funciones, o el supervisor dedica tiempo a la capacitación.

Los empleados que no tienen tanta suerte y necesitan comenzar de inmediato deben recordar que no deben tener miedo de hacer preguntas. Vale la pena preguntar no solo a tus compañeros de trabajo, sino también a tus superiores. Solo disipando las dudas podrás desempeñar con éxito tus deberes de manera satisfactoria, recuerda que solo a través del conocimiento y la practica podrás obtener un ascenso.

¿Cómo prepararse para el primer día de trabajo como jefe?

Si eres un empleado que pasará a ocupar un puesto directivo en la empresa, también vale la pena conocer al personal. En este caso, se aplican todas las reglas anteriores: no solo debes presentarte, sino también interesarte en el trabajo de tus subordinados desde el principio.

Es bueno pasar algún tiempo en cada departamento, esto no solo te ayudará a conocer mejor a los empleados, sino también a comprender lo que hacen a diario.

Las personas que ocupan un puesto directivo deben acordarse de darse a conocer como un especialista específico. Desde el primer día, vale la pena centrarse en las relaciones amistosas con los subordinados, ya que, gracias a esto, es posible reducir la distancia y al mismo tiempo conocer la organización del trabajo del equipo.

Se dice que los primeros tres meses de un nuevo trabajo son una extensión de la entrevista. Aquí es cuando más cuidadosamente te evalúan y es entonces cuando moldeas tu opinión sobre tu imagen. Por lo tanto, vale la pena tratar de dar la mejor impresión y crear una atmósfera positiva a tu alrededor. Entonces, tanto tu como tus colegas trabajarán con mayor disposición y eficacia.

Deja un comentario